Se encuentra usted aquí

Compartir
08/07/2014

Prácticamente terminado el curso académico 2013-2014 se han realizado desde esta Defensoría múltiples intervenciones provocadas por la situación general de crisis económica que padecemos consistentes en el impago parcial o total de la matricula o por circunstancias ocurridas durante el curso que han generado en nuestros estudiantes la decisión de solicitar su anulación alegando otras razones junto a las anterior y todas ellas demostrables y graves así, solo a modo de ejemplo, por la obtención de plazas en otros estudios, el traslado de expediente, la enfermedad o la imposición de sanciones disciplinarias. En suma, en todos estos casos se produce una determinación que supone, bien de oficio bien a solicitud de la parte interesada, de anular la matricula o la petición de baja de nuestros estudiantes.