Se encuentra usted aquí

Enviado el 17-02-2015
Compartir

¿Quién no ha presentado una reclamación alguna vez en su vida? ¿Cuánto no se ha desesperado por el papeleo y los tiempos de la burocracia? Tras un periodo de exámenes, tras la asignación de grupos, tras el reparto de trabajo en un departamento… en una comunidad universitaria como la de la Universidad de Sevilla, con más de 60.000 personas, el conflicto es inevitable. Pero hay una forma de abordarlo a la que pocos (por ahora) acuden y que la experiencia pone de manifiesto que es efectiva. Hablamos de la mediación. Te explicamos qué es en cinco pasos:

1.- ¿En qué consiste?

La mediación es el proceso de discusión e intento de solución de un conflicto que se abre porque así lo desean y expresan por escrito voluntariamente las partes implicadas, con ayuda de una tercera persona, el mediador.

2.- ¿Qué pasos hay que dar?

Las partes firman un compromiso (acuerdo de voluntades) de mediación, proceso regulado en los artículos 20 a 22 del Reglamento General de la Defensoría de la Universidad de Sevilla.

3.- ¿Qué dice ese compromiso?

Consta de seis puntos. El primero fija que la persona mediadora actuará desde la neutralidad e imparcialidad. Reitera, en el segundo de sus puntos, que la mediación es un proceso voluntario y libre así como que el contenido de las sesiones de mediación es confidencial (punto tercero). En el punto cuarto se especifica que las partes implicadas en la mediación actuarán desde la buena fe y con respeto, así como que renuncian a iniciar otro procedimiento administrativo o judicial durante la mediación (punto quinto). Por último, las partes aceptan el seguimiento del cumplimiento del acuerdo que se alcanza por parte de la Defensoría.

El dato: La Defensoría de la Universidad de Sevilla ha cerrado 243 mediaciones con acuerdo desde 2006

4.- ¿Claves para que la mediación funcione?

La primera es el deseo de resolver el conflicto. Hay que ser flexibles y querer arreglar las cosas. En la mediación, las dos partes deben ceder. No hay vencedores o vencidos. La segunda clave es la sinceridad. Los conflictos tienen un origen y a él hay que llegar. Sólo se resolverán si se ataja la raíz del mismo.

5.- ¿Es efectiva la mediación? ¿Tiene validez?

Empecemos por la segunda pregunta: tanta validez como una resolución oficial porque se trata de un acuerdo entre las partes. Sobre la segunda pregunta la respuesta es sí; es más, el acuerdo que se recoge en el acta de mediación se convierte por ello en imperativo para las partes pudiendo, pues, ser exigible su cumplimiento por el mediador o mediadora. No ha habido ninguna mediación con acuerdo en la Defensoría que se haya visto incumplida más adelante. Son soluciones sólidas en las que el diálogo se ha impuesto.

Desde esta Defensoría te animamos a que, llegado el caso, estudies la posibilidad de solicitar una mediación a este organismo. Se trata de una solución eficaz, distinta y madura.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.